El Blog de Susana Pataro

Informacion y Reflexiones

Tributo a Dian Fossey (1932-1985)

 El 27 de diciembre de 1985 Dian Fossey apareció brutalmente asesinada a machetazos en su cabaña, por obra de aquellos que había combatido durante los dieciocho años que consagró a estudiar y defender con determinación a los gorilas de montaña en Ruanda. Su existencia es un ejemplo de lo que  puede lograr el compromiso individual en la conservación de una especie amenazada.

 A comienzo de los años 60 Dian Fossey era una tímida terapista ocupacional, dotada de  notable paciencia para trabajar con niños con necesidades especiales, que se desempeñaba en una clínica de Kentucky.  En 1963 desembarca en Nairobi con dos metas bien precisas: conocer al matrimonio de Louis y Mary Leakey, renombrados paleoantropólogos que investigaban los orígenes del hombre en el desfiladero de Olduvai (Tanzania)  y visitar los gorilas en el Congo, de cuya existencia amenazada había sabido a través del zoólogo George Schaller.

natgeo_df

  Solo en enero de 1967,  gracias al apoyo financiero de National Geographic Society y de la Fundación Wilkie, obtenido gracias a Richard Leackey, que consideraba el estudio de los grandes simios como el mejor camino para comprender la evolución humana, pudo iniciar su trabajo en el terreno. La región donde se encontraba el entonces Parque Nacional Alberto – hoy Virunga – en el Kivu era una de las zonas más peligrosas del mundo, caracterizada por la inestabilidad política y poblada de grupos Tutsis, Hutus y Batwas, que coexistían desde hacia centenares de años y de cuyos usos,  lengua y costumbres  poco y nada conocía Fossey. Seis meses después, en medio de un traumático y violento episodio, la convulsionada situación política congoleña la obligaría a trasladarse a la vecina Ruanda,  donde sentó  las bases del Centro de Investigaciones de Karisoke,  así bautizado por la proximidad de los Montes Karizimbi y Visoke. Allí permaneceria hasta el fin de sus días.

 Para poder llevar a cabo las observaciones sobre los gorilas y registrar sus vocalizaciones fue necesario que estas criaturas huidizas, que nada parecían tener en común con las fieras sanguinarias del imaginario occidental, se habituaran a ella y continuaran actuando normalmente, lo que demandó un tiempo considerable.

 Aunque sin formación académica Fossey estaba dotada de una excepcional sensibilidad y paciencia que le permitieron ganar la confianza de los gorilas a partir de la imitación de  sus hábitos alimenticios y su lenguaje corporal. Para ello simulaba comer ruidosamente apio salvaje, eructar, rascarse y reproducir sus vocalizaciones de satisfacción. Sus observaciones minuciosas le permitieron  apreciar su carácter  tímido, bondadoso y apacible. Fossey testimonió el primer contacto pacifico de un humano con un gorila cuando un joven gorila al que había bautizado “Peanuts” se acercó a ella  para tocar tímidamente su mano.

Comprobó que los gorilas viven en unidades organizadas cuya composición varia según los nacimientos, muertes y la llegada o  partida de individuos. Constató cómo sus hábitos herbívoros hacen que al dispersar las semillas y crear espacios de luz en la espesa vegetación, desempeñen un papel clave en el mantenimiento de la diversidad de su hábitat y en la reposición del ecosistema, actuando como sus verdaderos “jardineros”.

En 1970 la Revista National Geographicilustró la tapa de una de sus populares ediciones mensuales con la imagen de Fossey junto a dos pequeñas gorilas huérfanas, Coco y Pucker,  que se hizo mundialmente célebre; en el interior,  un articulo daba cuenta de sus primeras investigaciones. Comenzaría así una campaña mundial de sensibilización sin precedentes que continuó con reportajes, conferencias y artículos.  En 1974 recibió el doctorado en zoología de la Universidad de Cambridge.

En 1978 el asesinato y desmembramiento del cuerpo de su gorila preferido, Digit, en una emboscada tendida por cazadores furtivos marcó un antes y un después en la vida de Fossey así como en la historia de la conservación de esta especie.

“There are times when one cannot accept facts for fear of shattering one’ s being. As I listened to Ian’s (Redmond) news all of Digit’ s life, since my first meeting with him as a playful little ball of fluff ten years earlier, passed through my mind. From that moment on, I came to live within an insulated part of myself”, escribia Fossey en “Gorilas en la Niebla”.

tumba_DF

El 3 de febrero de 1978 el noticioso de la CBS anunció la muerte de Digit y los principales periódicos del mundo se hicieron eco en sus titulares del episodio atrayendo la atención del mundo entero sobre Ruanda y sus famosos primates que se habían popularizado hasta extremos inimaginables. 

En tributo a su joven e inseparable compañero de juegos Dian creó el  Fondo Digit destinado a recaudar recursos para la investigación científica,  las patrullas contra  los cazadores furtivos y la atención veterinaria de los gorilas. La muerte de Digit no había sido en vano. En 1992 el Fondo Digit se convirtió en el Dian Fossey Gorilla Fund(DFGF),  organización internacional que promueve su obra y sus ideales.

En 1983 publica su autobiografía “Trece años con los Gorilas”, conocida popularmente como “Gorilas en la Niebla”, que en 1988 fue llevada a la pantalla en el film homónimo  dirigido por Michael Apted, con la sensible interpretación de Sigourney Weaver. Aunque el film no refleja de manera exacta el trabajo ni la personalidad de la Dra. Fossey resultó instrumental en difundir a escala mundial la causa de la conservación del gorila de montaña.

Mucho se ha escrito sobre la personalidad indómita de Dian Fossey, sus métodos poco ortodoxos de conservación y su estilo de trabajo. Sin embargo, gracias a su tenacidad, su amor por los gorilas y el combate que llevo contra los cazadores furtivos logro sensibilizar al mundo entero y a los propios rwandeses acerca de la  amenaza que pesaba sobre esas preciosas criaturas.

La ultima anotación que se lee en su diario expresa a manera de un legado: “ When you realize the value of all life, you dwell less on what is past and concentrate more on the preservation of the future”

Los restos de Dian Fossey reposan  en el pequeño cementerio ruandés construido por ella misma para albergar los despojos de sus amados gorilas. Sobre su tumba cubierta de hiedras una sencilla placa reza: 

DIAN FOSSEY
1932-1985
No one loved gorillas more
Rest in peace, dear friend
Eternally protected
In this sacred ground
For you are home
Where you belong                                   

11 comentarios el “Tributo a Dian Fossey (1932-1985)

  1. Virginia
    diciembre 29, 2008

    Querida Susana, felicitaciones por tu nuevo emprendimiento. Looking forward to reading more about the latest news on the DRC and the mountain gorillas.

  2. Virginia
    diciembre 29, 2008

    Barbaro Susana! Que bueno poder encontrarte aca!

  3. jorge sienra
    agosto 2, 2009

    estimada susana
    mi nombre es jorge sienra, uruguay, y pasé un período de trabajo en Lagos (1985- 1990) haciendo negocios desde nuestroa empresa compañía uruguaya de exportaciones – comurex (www.comurex.com). he trabajado para el gobierno de uruguay en áreas del comercio internacional. actualmente docente en la Univ de Montevideo y Universidad de la Empresa.
    País increible, continente que genera amores y distaciamientos. Estoy en la primera categoría. Deseo lo máximo sabiendo que es harto difícil, pero cuando se le quiere, resulta increiblemente estimulante.
    estoy a un click de distancia. seguramente tenemos amigos y conocidos comunes como felix peña, roberto ochoa, y muchos más – inclusive gente del Cari y de la fundación contemporanea.
    Lo mejor!
    jorge

    jfsienra@yahoo.com
    pd
    lindo artículo de La Nación de hoy, 2.8.09

  4. Pingback: Censo de gorilas de montana (II) « El Blog de Susana Pataro

  5. Mividaenmarcha
    diciembre 27, 2011

    “Nyiramacibiri”, así le llamábamos a Dian Fossey en nuestra lengua rwandesa. A pesar del tiempo que ha pasado desde su muerte, me acuerdo como si fuera ayer, y eso que yo estaba estudiando en la primaria. Entonces no era normal la muerte de un extranjero en Rwanda. Pero llegó la guerra…. y todo cambió. Nyiramacibiri tiene el privilegio de descansar en la tierra de los seres que quiso y que le quisieron mucho. Tal vez mejor premio no haya. Mukomere.

  6. Pingback: La conservacion del gorila de montana en regiones en conflicto | El Blog de Susana Pataro

  7. Pingback: Trafico de marfil en Republica Democratica del Congo | El Blog de Susana Pataro

  8. Pingback: Fragil Virunga | El Blog de Susana Pataro

  9. Pingback: Google y Dian Fossey | El Blog de Susana Pataro

  10. Pingback: La metafora de Virunga | El Blog de Susana Pataro

  11. Pingback: Por siempre Dian | El Blog de Susana Pataro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 29, 2008 por en Africa, Biodiversidad, Ciencia, Conservacion, Gorilas, Mujer, Republica Democratica del Congo, Ruanda y etiquetada con , , .

Navegación