El Blog de Susana Pataro

Informacion y Reflexiones

Cronicas de Tchimpounga

El año que se termina fue de mucha actividad en Tchimpounga; plagado de eventos, algunos lindos y otros no tanto. Entre los primeros, la Dra. Rebeca Atencia, Directora del Santuario, fue mama de mellizos que nacieron felizmente en Madrid el pasado mes de abril. Durante el periodo  que Rebeca permaneció en España para recuperarse del parto y cuidar de los  recién nacidos, Debby Cox asumió interinamente la Dirección del Santuario.

En ocasión de la Reunión Cumbre de Jefes de Estado de los Países de las Tres Cuencas Forestales- Amazonas, Congo y SE Asiático–  que se celebro en Brazzaville a principios de junio – tuve ocasión de regresar  a ese país entrañable que nunca deja de sorprender.

Después de la reunion, que conto con la presencia de casi todos los presidentes del Africa Central,  algunos asistentes fuimos invitados a conocer diversas experiencias de conservación que se desarrollan en el país y así pude acercarme hasta Pointe-Noire y desde allí ir al Santuario ubicado a una hora en automóvil de la ciudad considerada como el “pulmón económico” del Congo. Huelga decir que todas las vacunas habidas y por haber estaban al día en mi ya abigarrado certificado de vacunacion;  hasta el refuerzo de la polio, pues a fines de 2010 hubo un inesperado brote en el Congo .

Lamentablemente el efecto llego al Santuario donde uno de los bebes, Lemba, resulto afectada como producto del contagio con uno de los cuidadores.

Un espíritu único

Sabia del episodio y  temia encontrar lo peor. Sin embargo la pequeña chimpancé, gracias a su espíritu indomable, se estaba recuperando de manera sorprendente. En todo caso cuando la vi ya había recobrado el movimiento de los dos brazos y algo de la pierna derecha. El episodio comenzó  con una fuerte fiebre luego de lo cual quedo parapléjica, algo inimaginable para un chimpancé. La epidemia fue tan inesperada que impidio vacunar a tiempo a todos los residentes del santuario y la pequena resulto victima de ese  “gap” temporal ,

No existe, según parece, experiencia en el tratamiento de la polio para los chimpancés. El único caso conocido es el que vivió la reserva de Gombe, en Tanzania, cuando Jane Goodall estaba efectuando sus trabajos pioneros en la década del 60. Como ella misma relata en sus memorias no dudo en hacer una intervención y solicito al Dr. Sabin un lote de vacunas lo que permito inmunizar a los chimpancés de la comunidad y evitar un desenlace fatal para ellos. Algunos, no obstante, resultaron afectados.

Lemba recibe masajes diarios en sus miembros superiores e inferiores y cuidados y atencion  permanentes. Esta solo con chimpancés pequeños para evitar que puedan hacerle daño. Lo llamativo es que su espíritu es el de un chimpancé normal de su edad. “A happy little girl…” como la definió Debby. Como no puede caminar , cuando quiere acercarse a alguien o a algo sencillamente rueda como un ovillito, juega con Mambou – otro huérfano que es un “miracolato” como dirían en Italia del que después hablaremos –  le tira la cola a Tango, el ovejero alemán de Fernando Turmo, marido de Rebeca y no para de ejercitarse en un columpio que han instalado especialmente para ella. Frecuentemente del columpio se trepa, no se sabe como , a un arbol vecino.

Hasta donde continuara la recuperación de la dulce Lemba es un misterio. Nunca será un chimpancé normal pero en todo caso ya ha comenzado a liderar un pequeño grupo de huérfanos más pequeños que ella que la siguen como a una hermanita mayor.

Un “miracolato”

Mambou es un chimpancé de la edad de Lemba que llego a Tchimpounga en un estado lamentable. Agotado, deshidratado, lleno de parásitos. No probaba bocado y solo dormía. La recuperación física y emocional de Mambou de las manos profesionales del excelente ‘staff “de Tchimpounga es una prueba palpable del trabajo excepcional que llevan a cabo los santuarios africanos.

Hace cinco meses fue recuperado otro huérfano, Alex, en un estado similar al de Mambou. Las autoridades congoleñas lo confiscaron y se lo entregaron a Debby quien se encontraba casualmente en Pointe-Noire comprando las provisiones semanales. Cuando llego al Centro estaba vestido con ropas de niño- lo que prueba que habia sido tenido como mascota – extremadamente sucio, aterrorizado y padecía una anemia severa. Inmediatamente lo limpiaron y comenzaron con el tratamiento medico adecuado para la anemia y los parásitos y lo envolvieron en sabanas limpias y tibias para brindarle calor y seguridad.

Alex parece seguir la misma evolución que Mambou. Después de varios meses de cuidados intensivos se lo nota más fuerte, dinámico, su pelo ha ganado en color y brillo y consume diariamente con un apetito voraz  6 botellas de formula fortificada, frutas y verduras variadas. Cuentan que no se separa de Lemba.

En todo caso los pequeños tuvieron la oportunidad de iniciarse en el mundo de las artes plásticas. Lemba y Alex vieron sus pies pintados estampados e inmortalizados en hojas de papel que luego fueron vendidas en una subasta publica para ayudar a la manutención del santuario.

La “Vieille”, de abandonada a madre sustituta

Como todos los que han seguido la historia del santuario de Tchimpounga conocía la triste vida de la Vieille. Se sabía vagamente que había sido tenida como mascota hasta que llegada a la adolescencia, como sucede con todos los chimpancés, gano en fuerza, tamaño y se volvió inmanejable por lo que,  cuando corría el año 1974, sus dueños la abandonaron en el zoológico de Pointe-Noire. Allí permaneció confinada sola en una pequeña celda, hasta 1992 en que ya con 24 años fue recuperada por el santuario de Tchimpounga. Cuentan que durante meses fue incapaz de salir del recinto en el que estaba por temor a tocar el pasto con sus pies.

A poco de llegar a Tchimpounga la Veille se encontró con Gregoire con quien trabo una gran amistad. Cuando Gregoire falleció hace ya tres años,  precisamente en un mes de diciembre, fue tal su dolor y desarraigo que profería alaridos desgarradores, como los de un ser humano.

Siguieron algunos meses difíciles en los que la Vieille se mostraba profundamente deprimida hasta que gradualmente las cosas cambiaron cuando fue integrada al grupo de bebes, algo desconocido para ella que había llevado una vida solitaria. Con el correr del tiempo comenzó a actuar como la madre del grupo. Ellos la ven como la madre que perdieron y difícilmente se quieren separar de ella. Actualmente es la “madre sustituta” de 6 pequeños chimpancés. Una interesante transformación se opero en la Vieille ya que a pesar de haber vivido siempre aislada, sin haber podido desarrollar sus capacidades para vivir en sociedad con sus pares, al quedar expuesta a los reclamos de los huérfanos comenzó a hacer aflorar su instinto maternal.

Hace pocas semanas el santuario fue afectado seriamente por un incendio que se inicio a dos km y rápidamente se extendió fuera de control hacia sus instalaciones. Afortunadamente no hubo que lamentar victimas ni entre el personal ni entre los residentes. Según cuentan,  la Vieille fue la heroína de la jornada ya que en el tumulto impidió que “sus bebes” fueran atacados por un grupo de adolescentes que habían huido de sus recintos.

Mirando el futuro

2011 ha sido también un año promisorio porque comenzo a plasmarse el proyecto de expandir el Centro con la obtención de tierras por parte del gobierno congoleño. Ello permitirá construir facilidades adicionales en las tres islas del Rio Kouilou , cercano al sitio, que brindaran a los chimpancés un entorno más amplio, natural y seguro.

Este proyecto se tornaba imprescindible ya que diseñado originalmente para recibir 30 chimpancés,  Tchimpounga actualmente alberga 150 huérfanos y se sabe que los chimpancés, sobre todo en cautiverio, pueden alcanzar la edad de 60 años.      Las instalaciones en las tres islas les brindaran 100 veces más de área forestal asegurándoles  un ambiente virtualmente salvaje y libre pero al mismo tiempo que permita se los pueda vigilar y brindarles cuidado médico, cuando lo requieran, y alimentos. Adicionalmente , dado que las islas constituyen un límite natural se minimizara la necesidad de vallados lo que tendrá como beneficio una disminución sensible en los gastos de infraestructura y mantenimiento. En su etapa final se desarrollara un proyecto de ecoturismo, con la instalación de puestos para eco guardias

El próximo paso – una vez concluida la Fase I con la construcción de  las infraestructuras necesarias en la Isla de Tchindzoulou – se relocalizaran  60  chimpancés adultos desde el Centro que solo quedara como lugar de cuarentena para los huérfanos y para recibir investigadores .

Así, con una nota de esperanza se cierra otro año mas en Tchimpounga que envía su mensaje tradicional de salutación en donde los protagonistas son los residentes más conspicuos del santuario más grande del África
http://www.janegoodall.org/media/videos/happy-holidays-tchimpounga-0

http://www.janegoodall.org

Un comentario el “Cronicas de Tchimpounga

  1. Pingback: Clara (1979?-2014, Republica del Congo) | El Blog de Susana Pataro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 25, 2011 por en Africa, Biodiversidad, Chimpances, Ciencia, Conservacion, Republica del Congo (Brazzaville).