El Blog de Susana Pataro

Informacion y Reflexiones

Argentina y Benin en el cine (III)- Palmares Quintessence 2012

Filmada en la Isla Maciel y en la República de Benin en África, “Orillas” acaba de obtener el Premio Especial del Jurado en el 10 Festival Internacional de Cine “Quintessence” que se realizó en la ciudad de Ouidah, en Benín. Asimismo el film obtuvo el Premio del Público (Python de Children)  en el mencionado evento. La entrega de los premios se realizó el 11 de enero. El Gran Premio (Python Royale) lo obtuvo el film “Pandora’s Box” de Yesim Ustaoglu (Turquía)

El film se exhibió en dos oportunidades. La primera fue el 7 de enero, día de la inauguración del festival, en un campo militar al aire libre, que estuvo colmado con más de 800 personas que asistieron a la proyección. Luego se presentó el 10 de enero en las afueras del Templo del Pitón. Esta segunda proyección coincidió con el Festival del Voudoun que tiene anualmente lugar en Ouidah.

Posteriormente el film fue presentado en la ciudad de Cotonou, en el Instituto Cultural Francés , con amplia participacion de artistas locales y periodistas.

Una parte de “Orillas” se filmó en Benín, y algunas escenas se hicieron precisamente en Ouidah cerca del monumento conocido como “La puerta del no retorno”, en conmemoración del lugar por donde pasaban a los esclavos antes de ser traídos a América. Aun existe en Ouidah un árbol al que llaman `Arbol del olvido`, donde los esclavos debían dar siete vueltas para olvidar todo su pasado antes de ser embarcados.

Los africanos dejaron huellas importanes en la cultura argentina. Fueron creadores de los ritmos originarios entre los que se destaca el tango. La verdadera nostalgia del tango es la del hombre que nunca pudo volver a su tierra natal, la del esclavo africano del cual surge el vocablo tangó, que viene de Shangó, el dios del trueno, el ruido del tambor. “Tocá tangó” decía en las milongas los hombres a fines del siglo XIX descendientes de quienes poblaron en un 40% la ciudad de Buenos Aires hacia 1850. Y también lo hicieron en Montevideo.

“Orillas”participó exitosamente en el “New York International Latino Film Festival de HBO” (EEUU), “Festival Internacional de Cine de Bogotá” (Colombia) , “Festival Cinemaissi de Helsinki” (Finlandia), “Festival International du Cinèma Vues d’ Afrique 2011”,  en Montreal (Canadá), “Ruanda Film Festival” (Kigali, Ruanda), “Festival Imagen y Vida” (Dakar-Senegal), “Festival Ícaro de Cine en Centroamérica” (Guatemala), “Festival Internacional de Cine de Etiopía” (Adis Ababba-Etiopía) y en el “Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos de Sucre” (Bolivia).

La película ha sido protagonizada por Dalma Maradona, Javier Lombardo y un destacado reparto de jóvenes debutantes: Leonel Arancibia, Esteban Díaz y Cristian Guitérrez quienes interpretan a los jóvenes Shantas, Victor y Joni respectivamente.

La banda de hip-hop de la isla Maciel, “Los Ñeris del Docke”,  compusieron 3 temas que se escuchan en la película, uno de ellos en vivo. Tuvieron el apoyo de Claudia Puyó y Ricardo Maril quienes compusieron la música en tanto que “Los Ñeris del Docke” escribieron las letras de las canciones.

El film narra dos historias al parecer muy distantes que lentamente van aproximándose entre sí. Por una parte se encuentra Babarimisa, un joven de Benin quien sufre de una enfermedad implacable para la que parece no tener remedio. Desesperada por salvarlo su madre, Morenike, acude a una sacerdotisa Yoruba para invocar el poder de los dioses Orixás. Mientras tanto en Argentina, Shantas es un joven delincuente que vive en una zona marginal teñida por las prácticas del Umbanda, un culto derivado de las religiones africanas. Ningunos de los dos puede siquiera imaginar las sorpresas que les deparará el destino.

Sinopsis de Orillas

Isla Maciel, Gran Buenos Aires, República Argentina. Shantas es un joven delincuente, de aspecto mestizo, apenas mayor de edad. Su pequeña casita de chapa se encuentra en “Villa Tranquila”, uno de los asentamientos marginales más extensos de la Argentina. Junto a sus amigos Víctor y Joni, sobrevive robando pequeños comercios. Pero Shantas no es un simple ladrón: Julio, el sacerdote Umbanda del barrio que profesa el poder de los dioses Orishás entre los jóvenes, lo ha señalado como un ser especial, un ser invencible e inmortal. La tradición africanista que llegó al continente americano junto con los esclavos permanece viva en las prácticas religiosas y en los sacrificios que cientos de fieles llevan a cabo hoy en día. Shantas es precisamente un joven cuyo pasado está vinculado al África. Su piel mestiza y su fascinación por el Umbanda, una religión sincrética producto del choque entre el animismo y el cristianismo, dan cuenta de sus más profundos orígenes. En Shantas fluye una fuerza que ni siquiera él mismo alcanza a comprender pero que lo empuja hacia delante con la plena convicción de que algo de sí es inmortal; algo permanecerá vivo, incluso a costa de su propia vida. De esa forma Shantas se lanza en sus aventuras a través de un mundo signado por la violencia y la desigualdad social, enfrentando todos los peligros no sólo con su pistola sino también con el fuerte convencimiento de que nadie puede matarlo.

Afueras de Cotonou, República de Benin, Africa occidental. Babárímisá es un niño de una comunidad Yoruba que con apenas quince años sufre de una extraña enfermedad del corazón. Junto a su madre, Morenike, visitan con regularidad un hospital asentado por cristianos que atiende gratuitamente a la gente de la zona. Sin embargo los recursos del hospital son mínimos y no hay mucho que puedan hacer por la salud de Babárímisá. Las posibilidades de sobrevivir son exiguas y el doctor no vacila a la hora de comunicárselo a Morenike. Después de todo Babárímisá es solamente otro más: el continente africano tiene el índice de mortalidad infantil más alto del planeta.

Pero Morenike no tiene intenciones de sentarse a esperar. Apenas abandonan el hospital se dirige a la casa de Irawo, una sacerdotisa Yoruba a quien recurre para elevar su petición a los ancestros y a los dioses Orishas. Morenike teme haber ofendido a alguna deidad y que eso haya resultado en que su hijo enferme. De esa manera y de la mano de Irawo, comienzan a llevar a cabo todo tipo de rituales y sacrificios para reestablecer su vínculo de armonía con los dioses Orishás y, sin saberlo, ponen en funcionamiento un mecanismo que va mucho más allá de su propia imaginación y que alcanza los destinos más recónditos en una villa miseria de Sudamérica.

América y África fueron alguna vez un único continente. Hoy, sus universos se hayan distanciados por mucho más que un gigantesco océano. Pero sus orillas vuelven a llamarse la una a la otra y parecieran prácticamente poder tocarse en esta historia de violencia y desesperación, cuyo relato se mueve con crudeza a través de mundos oscuros, resaltando de esta manera el fulgor incandescente de la esperanza.

Palabras del director acerca del film

El film aborda la temática de los afrodescendientes en Buenos Aires. La desinformación podría llamarse también una historia de negaciones que viene desde  la antigua colonia  y que, incluso hasta nuestros días, se la puede comprobar en tan solo la manera de expresar ciertas letras o vocablos. Todo porteño pronuncia la “ll” como una ye, tal como hacían los esclavos que llegaron a Buenos Aires luego de su pasada por Brasil, yendo de unas manos a otras. “Chuvia, chorar, chave, lluvia llorar llave”. Asi quedó marcada la pronunciación en los habitantes del Río de la Plata un acento y un tono musical que remite irremediablemente a episodios históricos que se quieren negar desde siglos.

“Orillas” no es una película histórica ni un documental, en todo caso propone y acerca al espectador dos historias de ficción que estarán fuertemente unidas al final por los avatares de las propias acciones. Mundos distintos en apariencia que luego se encuentran como una espiral eterna.

 En Buenos Aires la historia transcurre principalmente en la isla Maciel, ubicada frente a La Boca sobre el Riachuelo. Colorida, africana sin duda, la isla Maciel refleja los trazos de una cultura ancestral que desembarcó hace siglos sin haberse propuesto por ellos mismos atravesar el océano para construir una nueva ciudad para que luego los habitantes y dueños los negaran, los enviaran a la guerra del Paraguay o simplemente cuando la peste llegó a Buenos Aires, los dejaran acorralados e impidieran salir de la zona del riachuelo para que mueran en un triste olvido. El artita Benito Quinquela Martin redibujó La Boca resucitándola con colores fuertes, inspirado en la gente del lugar, en los hombres de culturas coloridas como lo es la cultura Yoruba que diera lugar a la religión Umbanda tras el sincretismo religioso impuesto por el colonizador.

 Merengue, milonga, mota, arroró, chimango, chirimbolo, chongo, chango, shangó, tambo, quilombo, macumba, mambo, conga…cientos de vocablos que aún hoy el hombre argentino utiliza en su jerga diaria son originarios de los idiomas y dialectos que los hombres que vinieron a realizar una nueva vida dejaron plantados como semillas y de esa manera nos permiten conocer la historia de una manera más sincera.

 “Tocá tangó” decían en las milongas los esclavos al tomar el tamboril y hacer sonar los primeros compases de una melodía que luego recorriera el mundo bajo la autoría dominante de los colonos hispánicos.

 Por más que se intente negar la historia, las huellas están en todas partes. Toda manifestación popular en Argentina se expresa con tambores, bombos, bum bum..suenan en todas partes. Se rodea el símbolo máximo de la ciudad de Buenos Aires, el obelisco, haciendo bum bum… Todo ese acto es un gran rito africano. El obelisco es África pues los obeliscos son egipcios y posteriormente fueron copiados por gobernantes  vinculados a la masonería.

 Estas dos historias se unen para, de alguna manera, recordarnos que estos dos continentes que parecen separados siguen fuertemente unidos a través de su arte y de sus culturas, lo que trasciende indudablemente todo intento de olvido y negación

 Sobre Pablo César

 Pablo César es un cineasta argentino, nacido en Buenos Aires. Comenzó a hacer cine a la edad de 13 años cuando su hermano mayor José María, quien era realizador de cortometrajes, le regaló una cámara Super 8mm y le enseñó las primeras técnicas para filmar (4 años después José murió en un accidente).

Pablo realizó veinte cortometrajes y dos largomerajes en Super 8mm:“De las caras del espejo” (1982) y “Memorias de un loco” (1984). Luego realizó siete largometrajes en 35mm; “La sagrada familia” (1988), “Equinoccio (el jardín de las rosas)” (1991), “Fuego Gris” (1993), “Unicornio (el jardín de las frutas)” (1996), “Afrodita (el jardín de los perfumes)” (1998), “Sangre” (2003) , “Hunabkú” (2007) y “Orillas” (2010).

Ha sido pionero en desarrollar coproducciones entre su país natal Argentina y las naciones de Túnez (1991), India (1996) y Malí (1998). Estos films constituyen una trilogía para la cual el autor se inspiró en antiguos poemas sufi y también en textos sobre diferentes mitologías. En 2010 dirige la película “Orillas” en coproducción con Benín. Obtuvo premios internacionales y también participó como jurado en los festivales de Amiens (Francia), Montreal (Canadá, Festival de Cine Joven), Kelibia (Túnez), Huy (Belgica), Hyderabad (India), Ouagadougou (Burkina Faso) y Villa Carlos Paz y Buenos Aires (Argentina).

Pablo Cesar es profesor en la Universidad del Cine de Buenos Aires desde 1992 , especializado en las cátedras de “Dirección”, “Producción” y “Seminario El Cine de Autor”.

 Ficha Técnica

Dirección: Pablo César

Guión: Jerónimo Toubes

Producción ejecutiva: Pablo Ballester

Dirección de fotografía y cámara: Carlos Essmann

Diseño de producción en Benín: Akambi Akala

Montaje: Liliana Nadal

Dirección de sonido: Rodrigo Sánchez Mariño

Asistente de dirección (Argentina): Fabio Zurita

Asistente de dirección (Benín): Arcade Assogba

Arte (Argentina): Leonardo Gaetani.

Arte (Benín): Grégoire Noudchou

Vestuario (Argentina): Leticia Bernaus.

Vestuario (Benín): Hugette Goudjo

Afiche: Fernando Alemán

Gráfica: Gabriel Real

Rodada en 35mm – Dolby Digital

Sonido: Stereo – Dolby 5.1

Música: Ceremonias Yoruba de la población de Saketé y de Ouidah (Benin).

Los Ñeris del Docke (Argentina).

Apoyos institucionales:

Argentina: Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Dirección de Asuntos Culturales y la Dirección de Africa Subsahariana del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Universidad del Cine, Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Avellaneda, Embajada Argentina en Nigeria (concurrente en Benín), Instituto de Arte Cinematográfico de Avellaneda.

Benin : Dirección de la Cinematografía de Benin, Ministère de la Culture, de l’Alphabétisation, et de la Promotion des Langues Nationales du Bénin, Ministère des Affaires Etrangères, de l’Intégration africaine, de la Francophonie et des Béninois de l’extérieur, Institut Supérieur des Métiers de l’Audiovisuel (ISMA) de Benin.

Sitio web: www.orillasfilm.com.ar

Para prensa: fotos en alta resolución (300dpi):

http://www.orillasfilm.com.ar/prensa/imagenes-prensa.htm

Trailer: http://www.youtube.com/watch?v=wR12qNRiDZA’

Fuente: Gacetilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 18, 2012 por en Africa, Argentina, Benin, Buenos Aires, Naciones Unidas, Nigeria, Sociedad y Cultura.