El Blog de Susana Pataro

Informacion y Reflexiones

La sangre de los inocentes

Los últimos días de junio estuvieron tenidos de sucesos dramáticos en el area del patrimonio en los medios por la quema de mausoleos sagrados en Tombuctú, Mali, de la mano de los rebeldes islamistas de Ansar Din. Pocos , sin embargo se refirieron a otra tragedia que tenía lugar en otro lugar cercano . En efecto, en las primeras horas de la mañana del  domingo 24 de junio un grupo de hombres desnudos armados de  AK47, conocidos como Simba – rebeldes Mai Mai – después de varios días de confrontación atacaron la Reserva de fauna silvestre de Okapis, próxima a la ciudad de Epulu en el extremo NE de la Republica Democrática del Congo. En su orgia de sangre mataron 19 personas, entre las cuales seis guardias forestales del Instituto Congoleño para la Conservación de la Naturaleza, quemaron instalaciones, destrozaron y robaron instrumental de trabajo. Para rematar tamaña tragedia  asesinaron  a sangre fría 13 okapis de la Reserva que formaban parte de un Programa de Reproducción. El único okapi sobreviviente falleció el 3 de julio como consecuencia de las heridas sufridas.

LA RESERVA DE FAUNA DE OKAPIS abarca la quinta parte del bosque de Ituri, que crece en la cuenca del río Congo, uno de los sistemas de drenaje más importantes del continente africano. Alberga especies de primates y aves en peligro de extinción, así como 5.000 de los 30.000 okapis que viven en estado salvaje. Asimismo, cuenta con parajes de excepcional belleza panorámica como las cataratas de los ríos Ituri y Epulu. La reserva está habitada por dos pueblos pigmeos nómadas: los mbuti y los cazadores efe y está administrada en forma conjunta por el Proyecto para la Conservación de los Okapis (OCP) y el Instituto Congoleño para la Conservación de la Naturaleza (ICCN).

Pero quienes son los okapis? Es un mamifero de aspecto aterciopelado y rasgos que parecen el resultado de la mezcla de cebra, caballo y jirafa . Su existencia fue descubierta hace apenas un siglo por tratarse de un animal elusivo y terriblemente tímido. Su hábitat, largo tiempo preservado por su aislamiento,  se ha ido reduciendo cada vez más por la demanda de maderas, minerales y carne.  Se cree existen aun entre 10.000 y 20.000 okapis.

 El okapi es una especie emblemática del bosque de Ituri . En su uniforme, los guardias del ICCN portan su imagen .

El Proyecto de Conservación de los Okapis nació en 1987 y uno de sus inspiradores, y actual responsable, es John Lukas. Su objetivo es la protección de los sistemas del bosque natural de la Reserva de vida Salvaje a través del apoyo y equipamiento de los guardias forestales del ICCN; capacitación y desarrollo de infraestructuras para mejorar la protección de la vida salvaje y de su hábitat; asistencia y educación de las comunidades para la comprensión de la conservación sustentable de los recursos y la promoción de prácticas agrícolas alternativas .

En 1992 se creó la Reserva para poder brindar protección a los okapis y su hábitat en el Bosque de Ituri. Su superficie es de  5,289 millas cuadradas y demás de los casi  5.000 okapis alberga otras especies amenazadas como elefantes, leopardos, 13 clases diferentes de primates y el búfalo del bosque. En la reserva trabajan cerca de 100 personas, todas nativas del Congo,  y 110 guardias del ICCN y empleados dedicados a la conservación. El día del sangriento ataque los que lograron escapar al bosque pudieron salvarse

Los rebeldes mai mai no constituyen una agrupación política sino una banda local que basa su accionar en la caza ilegal de elefantes para traficar marfil y en la minería ilegal. Se pudo determinar que el ataque conducido por el jefe rebelde Morgan fue un acto de venganza contra el ICCN y los responsables de la Reserva por su accionar conjunto para frenar la caza ilegal de elefantes y las operaciones ilegales de explotación de oro que se desarrollan en la reserva. Las armas de las que se sirvió Morgan fueron adquiridas con el dinero obtenido por la venta de marfil y de oro de creciente demanda en los mercados internacionales

La estación destruida servía de hogar a 14 okapis que eran mantenidos como “embajadores” de su especie y utilizados para fines educativos, observación biológica y reproducción. El okapi vive hasta los 30 años y algunas de ellos habían vivido tranquilamente en el centro durante dos décadas. Una de las hembras había dado a luz hacia sólo cinco meses.  En el pasado el centro fue tomado varias veces por diversas fuerzas militares pero jamás ninguno de los okapis había recibido ningún daño. En esta ocasión, la sana de los frustrados cazadores de elefantes no perdono la vida de ninguno. Extrañamente este episodio nos recuerda la tragedia del  de julio del 2007 en que fueron masacrados 7 gorilas de montana como venganza por el control del ICCN sobre el trafico ilegal de carbón vegetal.

 La tragedia de la Reserva de okapis nos recuerda que la Republica Democratica del Congo es el pais que ha pagado el tributo mas alto en vidas humanas por la conservacion de su patrimonio. Nuestras mas sinceras condolencias a los familiares de los guardias asesinados y al ICCN asi como a los Responsables del proyecto por el dano irreparable ocasionado.

http://www.okapiconservation.org

 

Un comentario el “La sangre de los inocentes

  1. Emilio
    julio 9, 2012

    Terrible masacre de personas y de animales adorables practicamente desconocidos, cuya mirada solo transmite bondad… ¿quien puede hacer algo así ? seguiré leyendo…
    Te dejo mi pagina de fotos por si puedes ayudarme a poner nombre a ese monito de Gurara falls…
    Gracias por la invitación de esta tarde.

    E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s