El Blog de Susana Pataro

Informacion y Reflexiones

Unesco /CITES unidos contra la caza ilegal en Africa

Unesco : “Unissons-nous contre le braconnage en Afrique” | Jeuneafrique.com – le premier site d’information et d’actualité sur l’Afrique.

En su edición del pasado 3o/07/2013 el Semanario sobre actualidad africana « Jeune Afrique » publica un dramático llamado de la Directora General de UNESCO, Irina Bokova, y el Secretario General de CITES, John  Scanlon, sobre la matanza indiscriminada de elefantes y rinocerontes que los está llevando al borde de la extinción y al ritmo actual obligara en poco a los niños africanos referirse a los elefantes como hoy lo hacemos con los mamuts: como magnificas criaturas extinguidas.

Elefantes Dzanga-Sangha

Elefantes Dzanga-Sangha

Ambos funcionarios mencionan cómo en pocos años la masacre de especies salvajes adquirió proporciones industriales, en particular los animales cazados por el marfil. Así en Gabón, alrededor de 11.000 elefantes fueron asesinados desde 2004;en África del Sur, en 2012,  cerca de 700 rinocerontes y en abril una milicia armada invadió el sitio trinacional de la Sangha recientemente incluido en la Lista del Patrimonio Mundial (Camerún, Republica Centroafricana y Congo Brazzaville) para liquidar 26 elefantes en cuestión de días.

En África subsahariana los elefantes son eliminados a una velocidad superior al tiempo que biológicamente requieren para reproducirse. El año 2012 ha sido el más mortífero en décadas. Este incremento que no conoce precedentes es una evidencia del cambio de escala en relación con la caza ilegal “tradicional” (si se la puede calificar de esta manera). En efecto el fenómeno actual alude al accionar de grupos fuertemente armados y equipados dispuestos a todo para vender su botín al mejor postor en el mercado mundial fogueado por el aumento de los precios y la demanda del cuerno de rinoceronte y de marfil, procedente principalmente de Asia.

La convocatoria conjunta de UNESCO y CITES explica que no se trata solamente de “salvar los animales”. En efecto, lo que está en juego es nuestra relación como seres humanos con el ambiente del que dependemos. Las violaciones a la naturaleza terminan siempre por debilitar los cimientos sobre los que viven y prosperan las comunidades humanas. Y ello es así para millares de hombres y de mujeres que viven gracias a los recursos de la Cuenca del Congo y dependen directamente de la selva para su subsistencia – sea que se trate de alimento o de actividades relacionadas con la salvaguardia de la fauna y flora como el turismo. Y lo que es cierto para África lo es para toda la humanidad: los bosques tropicales de África central son una de las areas más ricas del continente en recursos y constituyen, después de la Amazonia, el segundo pulmón del planeta. Nadie puede imaginar que la destrucción de semejante patrimonio resultara inofensiva para el planeta.

Cuenca del Congo

Cuenca del Congo

Los elefantes juegan un papel vital en la preservación de ese ambiente; ellos aseguran la reproducción de numerosas especies de árboles tropicales y son los jardineros de esos ecosistemas donde coexisten con las comunidades locales. Esta biodiversidad resulta tan esencial para la naturaleza como la diversidad cultural lo es para el género humano. Al vaciar los bosques de sus animales la caza ilegal los transforma de vivientes en “bosques vacios” provocando daños en cadena de dimensión incalculable.

Para proteger esas magnificas criaturas la primera etapa ha sido la de preservar de manera durable los sitios donde habitan y a tal fin fueron creados los sitios del patrimonio mundial y las reservas de biosfera de UNESCO. Ellos representan, en teoría,  el nivel más elevado de protección y de gestión de los espacios naturales. Sin embargo no resulta suficiente. Así es como el sitio trinacional de la Sangha es una de las zonas mejor preservadas del mundo. Fue inscrito en el patrimonio mundial en 2012 como culminación de varios años de un trabajo excepcional para construir un sistema conjunto de salvaguardia entre los tres países implicados, en estrecha asociación con numerosos organismos de cooperación internacional y organizaciones no gubernamentales. Apenas un año después de este reconocimiento histórico la región es atacada por un pequeño grupo de rebeldes decididos a saquear sus recursos.

La comunidad internacional tiene la obligación de actuar para detener esta dramática situación. En primer lugar apoyando los actores que ocupan la primera línea y que están encargados de proteger las reservas locales o nacionales, brindándoles para ello los medios materiales y la formación adecuada. Algunos guarda parques son solo un punado de hombres en pick-up, no siempre bien formados ni armados, que deben enfrentar cazadores ilegales que circulan en helicóptero. Así, el refuerzo de los medios locales resulta una prioridad absoluta, que debe ser integrada a los acuerdos de cooperación y de financiamiento, so pena de condenar al fracaso los esfuerzos destinados a la protección del patrimonio biológico .

Masacre de elefantes en RCA

Masacre de elefantes en RCA

Punto  seguido, debe comprenderse que ese esfuerzo solo será posible a escala internacional. Los animales circulan entre los países sin preocuparse por las fronteras. Los cazadores ilegales tampoco. Por ello las naciones deben unirse tanto para proteger los animales y combatir el comercio ilícito del marfil como para la sensibilización de los países destinatarios – donde el cliente final frecuentemente no tiene idea del origen de lo que compra – , el control de las fronteras y la sanción de los intermediario inescrupulosos.

Se trata , concluye el articulo, sin dudas de una tarea inmensa en un mercado globalizado. Las iniciativas existen, y las herramientas para mejorar la vigilancia de la fauna y la aplicación de la ley son numerosas pero frecuentemente están dispersos y requieren de una mejor integración, máxime teniendo en cuenta la limitación de los recursos. Desde hace años la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies de fauna y de flora silvestres amenazados de extinción y UNESCO trabajan de manera asociada en la publicación de datos conjuntos, en compartir la experiencia adquirida en ámbitos conexos como la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales de una parte y el tráfico ilícito de marfil de la otra parte. Todos los actores implicados deben reforzar sus vínculos:  los gobiernos, las aduanas, las policías, los científicos, las ONG, ya que nadie puede actuar en soledad contra el crimen organizado que afecta a los grandes animales. De esto dependerá la gestión durable de los recursos del continente africano y la salvaguardia del patrimonio de la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s