El Blog de Susana Pataro

Informacion y Reflexiones

Villa Ocampo, otra vez?

Varios artículos periodísticos de la semana pasada sorprendieron la opinión pública con la noticia de la existencia de un acuerdo entre la Republica Argentina y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) por el cual Villa Ocampo se convertiría en un  “Centro Internacional sobre Políticas de Diversidad Cultural, Desarrollo y Creatividad”, con la entidad de un Centro internacional Categoria2.

Para quienes se habían habituado a la actividad cultural incesante de una Villa recuperada la noticia es una ducha helada porque resulta incomprensible que después de tantos desvelos y recursos invalorables para recuperar el edificio afectado por años de abandono ,   restaurar el mobiliario, la biblioteca, los interiores y su jardín se piense en desmantelarlo. Nos atrevemos a pensar que igual sensación experimentaría el  enviado especial del diario “Liberation” que en la edición del fin de este fin de semana, y coincidiendo con la inauguración del Salón del Libro en Paris, le dedica varias hojas a la Villa, a la mítica Victoria y a la vida cultural argentina que , indiferente a los avatares políticos y económicos del país,  sigue fascinando a Francia y,  digámoslo sin temor, al mundo –

Victoria Ocampo

Victoria Ocampo (1890-1922)

Pero¿qué son los “Centros Categoría II” en la jerga unesquiana?

Se trata de centros e institutos bajo el auspicio de UNESCO que-al igual que otros “socios” como ONG, Cátedras UNESCO, Fundaciones, entre otros,  se estima pueden desempeñar un papel importante en la implementación de sus políticas sectoriales.

Los Estados miembros de UNESCO se entusiasmaron bastante con esta idea que ya lleva un tiempo largo de vida y el número de centros categoría 2 creció  vertiginosamente  – sobre todo en la última década -llegando a superar el numero de 80,  distribuidos en todas las regiones del planeta. Sin embargo, y a pesar de esta proliferación, un estudio realizado por un auditor externo a pedido de la propia Organización, demostró que más de la mitad de los centros no se encuentran plenamente operativos y de los que están efectivamente funcionando muchos distan  de haber alcanzado los objetivos propuestos. Ello porque muchos centros existen en la voluntad (aun no se han firmado acuerdos entre los Estados interesados y la Organización), mientras que otros existen en el papel ya que no rinden cuentas de sus actividades (si es que las desarrollan), actúan aisladamente en relación con otros centros y con los propios sectores de la UNESCO que no han desarrollado estrategias adecuadas para aprovechar su potencialidad.

Para superar esa disfuncionalidad en noviembre de 2013- y tras varios estudios sobre los centros existentes – se adopto una “Estrategia global integrada” destinada a regular todos los aspectos relativos a la creación y funcionamiento de los centros categoría 2.

Se acordó que solo sobre la base de la propuesta de uno o varios Estados Miembros y de un estudio de viabilidad llevado a cabo por el Director General, el Consejo Ejecutivo recomendará a la Conferencia General la designación de un instituto o centro de categoría 2 bajo los auspicios de la UNESCO.

Los Centros e Institutos de categoría 2 están asociados con la UNESCO pero son jurídicamente ajenos a la Organización. Gozan de autonomía jurídica y funcional por lo que la UNESCO no será jurídicamente responsable de ellos y no asumirá obligaciones de ningún tipo, ya sean administrativas, financieras o de otra índole.

Todo acuerdo de creación de un instituto o centro de categoría 2 tendrá una duración limitada que no será superior a seis años y solo podrá ser renovado por el Director General de la UNESCO previa evaluación sometida a consideración del Consejo Ejecutivo  que es uno de los órganos estatutarios de la Organización integrado por 58 Estados Miembros de diferentes grupos regionales y que se renueva periódicamente.

El Estado que sea sede de un Centro o Instituto se obliga a suministrar todos los medios financieros y/o en especie necesarios para la administración y el buen funcionamiento del Instituto/Centro lo que significa que se compromete a tomar íntegramente a su cargo el mantenimiento de los locales, poner a disposición personal administrativo para el desempeño de las funciones que se requieran y costear la integralidad de su funcionamiento. La UNESCO así queda liberada de obligaciones ni responsabilidades financieras ni contables en cuanto a las actividades programáticas, la gestión y la contabilidad de estos centros y tampoco proporcionará apoyo financiero con fines administrativos ni institucionales.

La normativa también es clara en el sentido que si un instituto o centro de categoría 2 deja de recibir apoyo financiero de uno o varios Estados Miembros patrocinadores o de cualquier otra fuente de financiación, el Director General invitará a esos Estados Miembros a buscar otras posibilidades de financiación dentro del plazo de seis meses. Si no se obtiene ningún resultado, el Director General podrá proponer al Consejo Ejecutivo que denuncie el acuerdo firmado y anule la designación de entidad de categoría 2.

Las actividades de los institutos y centros de categoría 2 deberán tener un alcance mundial, regional, subregional o interregional y podrán ser patrocinados y respaldados por un Estado Miembro o una amplia coalición de Estados Miembros y ser regidos por un Consejo de Administración conformado por uno o varios Estados miembros – es decir otros que deseen participar – y un representante del Director Gral. de la UNESCO.

Villa Ocampo Escritorio

Villa Ocampo Escritorio

En América Latina hay varios Centros de esta naturaleza siendo los más antiguos el “Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe” (1971, CERLALC), en Bogotá, Colombia y el “Centro Regional del Agua para Zonas Áridas y Semiáridas de América Latina y el Caribe” (2003, CAZALAC), en La Serena, Chile. Y entre los más recientes: el Centro Regional para la Salvaguardia del Patrimonio cultural Inmaterial de América Latina” (2006, CRESPIAL) Cuzco, Perú y en la propia Argentina el Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos”, (2009, CPPDH) instalado en el predio de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA)

Un Acuerdo que ya genera desacuerdos

En los últimos años, la Secretaría de la UNESCO (como lo manifiesta en el Documento 194 EX/17 del próximo Consejo Ejecutivo que se inicia el 2 de abril) expresó su deseo de revisar las condiciones de uso de la Villa Ocampo, con el fin de hacer una “utilización más estratégica y con una mejor relación costo-eficacia de sus instalaciones”. Tras intercambios sobre este tema, el 26 de diciembre de 2012, el Gobierno de la Argentina presentó una nota destinada a la Directora General en la que proponía la creación de un centro de categoría 2 de la UNESCO sobre políticas de diversidad cultural, desarrollo y creatividad en el recinto de la Villa Ocampo. Tras discretas negociaciones que se extendieron por todo el año 2013 se decidió acordar la creación de un Centro categoría 2 en el recinto de la Villa.

De acuerdo a lo estipulado la UNESCO conservará la propiedad de la Villa Ocampo, pero concederá al Gobierno de la Argentina un contrato de préstamo de uso (“comodato”) que tendrá carácter gratuito, si bien todos los costos conexos (mantenimiento, inventario, impuestos, recargos, seguros, etc.) correrán a cargo del Gobierno de la Argentina. Todos los acuerdos que regían la gestión de la Villa Ocampo como propiedad de la UNESCO se irán cancelando progresivamente tras la firma del Acuerdo para la creación del centro de categoría 2 bajo los auspicios de la UNESCO.

El artículo 6 del proyecto de acuerdo establece que el principal objetivo del Centro será fortalecer la aplicación de la Convención de 2005 sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales .Las funciones del Centro, que se indican en el artículo 6 del proyecto de acuerdo, puntualizan: i) desarrollar capacidades mediante talleres, seminarios, cursos y conferencias a nivel regional e internacional; ii) formular recomendaciones sobre políticas culturales basadas en investigaciones; iii) intercambiar las lecciones aprendidas con otros centros de categoría 2 de la UNESCO, con el fin de lograr sinergias y complementariedades y iv) formular normas, reglamentos y directrices.

Una donación particular

Antes de morir Victoria Ocampo donó su casa a la UNESCO “para que sirva, en un espíritu vivo y creador, para la promoción, el estudio, la experimentación y el desarrollo de actividades que abarquen la cultura, la literatura, el arte y la comunicación social”. Esto sucedía en 1973 y no era un secreto para nadie que la escritora pensaba que de esa manera evitaría que la casa fuera presa de los “vaivenes de la política” cayendo en manos de los gobiernos de turno.

La Villa había sido construida en 1891, en estilo pintoresquista inglés, con varias influencias, entre ellas del Norte de Francia y consta de tres plantas de unos 450 m2 cada una, más un sótano y una importante galería de unos 80 m2. El jardín que la rodea constaba de unas 10 hectáreas a fines del siglo XIX y hoy tiene unos 10,000 m2. La mansión que en un principio fue la casa de vacaciones de la familia Ocampo y luego pasó a ser la quinta de fin de semana, terminó convirtiéndose en la residencia estable de Victoria hacia la década del 40.

Villa Ocampo, Beccar

Villa Ocampo, Beccar

La donación nunca constituyó para la UNESCO un tema sencillo de manejar. Atribulada de manera casi crónica por sus problemas burocráticos y presupuestarios, agravados por la distancia de la propiedad, no supo ni pudo en los primeros años desarrollar ninguna actividad relevante. La indiferencia total de las autoridades – cuando no la franca hostilidad que todavía despertaba en algunos funcionarios Victoria Ocampo – dificultó aun más las cosas que llegaron a su paroxismo a fines de la década del 90 en que surgieron iniciativas – como organizar el evento anual de Casa FOA en el recinto de la casa – que, aunque bien intencionadas, fueron inconsultas y ponían en riesgo aun mayor lo que quedaba de un patrimonio único que , aunque marchitado,  guardaba intacta su fuerza. En efecto, más allá de su importancia arquitectónica, del mobiliario y una biblioteca de más de 11.000 volúmenes,   la Villa tiene un significado histórico fundamental por cuanto durante medio siglo hospedó algunos de los principales forjadores del siglo XX.

Tras muchos desencuentros y vaivenes en que se produjeron hechos lamentables como el incendio de los techos en setiembre de 2003, se llega de manera laboriosa y silenciosa a un Acuerdo entre la UNESCO, el Gobierno de la República Argentina, la Fundación Sur, la Asociación por Villa Ocampo y la Fundación Victoria Ocampo. El Acuerdo fue firmado en el año 2000 en la sede de UNESCO en París.

Es justo evocar que detrás de esa negociación que fue paciente y sutil y logro aunar las voluntades en apariencia más irreconciliables estuvo la muñeca diplomática de uno de los más grandes Embajadores que tuvo la Argentina: Lucio García del Solar. Digamos también que fue uno de los poquísimos diplomáticos argentinos que supo valorar en su justa medida la UNESCO, esa organización “…inútil como Mozart”

Lucio Garcia del Solar (1922-2010)

Lucio Garcia del Solar
(1922-2010)

Todos parecieron al fin entender que la Villa Ocampo era un delicado mecanismo de relojería y que debían unirse para salvarla y hacerla revivir en el espíritu de su donante. Es así como el Acuerdo concibió un sistema para administrarla que es el Proyecto Villa Ocampo de la UNESCO”  puesto en marcha en 2003. Tras un impecable llamado a concurso para cubrir el cargo de Director Ejecutivo en que se postularon más de 80 candidatos resultó electo Nicolás Helft, artífice del milagro que comenzó a operarse sin prisa pero sin pausa desde entonces. Afortunadamente las mentalidades evolucionan y las autoridades políticas- otrora renuentes –  comprendieron el valor del legado que encerraba la Villa e hicieron una importante contribución para comenzar los trabajos de recuperación de lo que ademas, es un monumento historico nacional. A esta generosa mano tendida se sumaron luego numerosas voluntades y los mejores talentos argentinos en el campo del patrimonio así como patrocinantes y donantes nacionales e internacionales que permitieron restaurar la casa, el jardín, el mobiliario, las colecciones de arte y fotografía y los 11.000 libros de la biblioteca.

El trasfondo de una decisión espinosa

Cuando la UNESCO habla de hacer una “utilización mas estratégica de la Villa y con una mejor relación costo-beneficio de las instalaciones” como fundamento del acuerdo que desea suscribir con el Gobierno argentino lo que está diciendo – de manera más o menos elegante- es que no tiene más plata. Y es cierto, no la tiene.

Y aquí vale recordar un hecho políticamente sensible que tuvo lugar durante la 36 sesión de la Conferencia General (noviembre 2011) cuando se produce la admisión de Palestina como nuevo Estado miembro de la UNESCO (el número 195) tras una votación que arrojó como resultados: 107 a favor (Argentina, BRICS y el resto de América Latina); 14 en contra (Estados Unidos, Canadá, Israel, Panamá, entre otros) y 52 abstenciones (Italia, Reino Unido, entre otros). Esta decisión, se sabía,  no resultaría anodina ya que la discusión sobre el estatus de Palestina – de observador a miembro pleno – debía hacerse en el ámbito de las Naciones Unidas donde seguramente Estados Unidos lo hubiera vetado. Al elegir el atajo de un organismo especializado del sistema de Naciones Unidas, como es la UNESCO, se logró un golpe de efecto político en las negociaciones de Palestina por adquirir el estatus de miembro pleno en las Naciones Unidas pero para la UNESCO el precio a pagar resulto devastador.

En su mensaje, la Directora General, Irina Bokova se adelantó con franqueza al drama  en que esta decisión precipitaria a la Organización:

La admisión de un nuevo Estado Miembro es una señal de respeto y de confianza. Ésta debe ser una oportunidad  para fortalecer la Organización, y no para debilitarla; una ocasión para que todos nos comprometamos una vez más con los valores que compartimos y no para que nos dividamos.

Voy a ser franca. En mi condición de Directora General, tengo la responsabilidad de decir que me preocupan los problemas que pueden surgir en cuanto a la universalidad y la estabilidad financiera de la Organización. Me inquieta que podamos llegar a estar ante una situación que pudiese erosionar la UNESCO en cuanto plataforma universal de diálogo. Me preocupa la estabilidad de su presupuesto.

Es por todos sabido que puede peligrar la financiación que aporta nuestro mayor contribuyente, los Estados Unidos. Creo que todos tenemos la responsabilidad de velar por que la UNESCO, como consecuencia, no se vea indebidamente afectada.”

En efecto, poco después de la incorporación de Palestina a UNESCO el Departamento de Estado anuncio que la decisión de la Conferencia General pondría en marcha restricciones legislativas que existen en Estados Unidos y le impiden de hacer contribuciones en esas condiciones con lo que retiró su financiamiento del 22% del presupuesto bianual de la UNESCO que se eleva a 653 millones de USD. Desde entonces la situación de la Organización ha conocido una hecatombe en materia de personal y de programas.

Villa Ocampo ¿qué hacer?

La historia de la Casa parece demostrar que no da para cualquier uso. Por varios motivos. En primer lugar porque hay una voluntad expresa de quien la donara. En segundo lugar, porque sus instalaciones , de gran fragilidad y  valor patrimonial no permitirian cualquier tipo de utilización so pena de provocar un deterioro que resultaría fatal.

El Acuerdo para crear el Proyecto Villa Ocampo, entendemos, guarda plena vigencia. Sus frutos están a la vista de todos y seguirán multiplicándose porque tiene credibilidad. Tal vez los funcionarios de UNESCO que vinieron apremiados a discutir cuestiones presupuestarias con sus contrapartes locales no tuvieron oportunidad de pulsar la opinión de la sociedad argentina. Villa Ocampo ya se incorporó a nuestra vida, a nuestros paseos, es un referente cultural insoslayable para los argentinos y para quienes nos visitan desde puntos recónditos del planeta. Esta en las guías de viajeros, en los foros de expatriados, en programas de estudio, en los medios del mundo, en las revistas de arquitectura, de historia y literatura, en el cine. Villa Ocampo es una parte de nuestra historia. Y esto lo entendieron todos. Hasta los que no querían a Victoria.

Barrer literalmente un acuerdo laboriosamente conseguido que ha mantenido consensos fundamentales en torno al uso y sentido de la Villa Ocampo y exponer nuevamente su patrimonio arquitectónico, bibliotecario y paisajístico,  rehabilitado con enorme costo , a usos no sustentables parece una decision por lo menos  precipitada. Las limitaciones presupuestarias – que están en la raiz de la decisión – deberían sortearse con imaginación apelando a Universidades, Empresas y Fundaciones.

En todo caso así como antes de iniciar un emprendimiento cultural se requiere la participación activa de la sociedad, si se decide transformarlo de manera radical también se necesita esa participación y acuerdo y no la lógica del hecho consumado.

5 comentarios el “Villa Ocampo, otra vez?

  1. vascofe
    marzo 24, 2014
  2. Lucía
    marzo 24, 2014

    Susana: gracias por poner a disposición toda esta valiosa información actualizada.
    Muy nutritivo tu blog. Gracias!

  3. Maria Fernanda Arentsen
    marzo 24, 2014

    Gracias Susana por tanta informacion. Ojala se encuentre la forma de pode mantener semejante belleza, tan importante historica y culturalmente, no solo para Argentina, sino para el mundo.

  4. Carmen María Ramos
    marzo 25, 2014

    Gracias Susana. Tu artículo es indispensable para entender lo que está pasando y ver no sólo la foto, sino la película. Oajá pueda mantenerse la gestión de la Unesco en Villa Ocampo, incluso con el aporte creativo de la sociedad civil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s