El Blog de Susana Pataro

Informacion y Reflexiones

Los ultimos dias

La matanza sin precedentes de elefantes y rinocerontes ha dejado de preocupar únicamente a los amantes de la conservación para convertirse en un tema de la agenda política internacional.

En 2012 más de 30.000 elefantes africanos resultaron abatidos por sus defensas de marfil y en Sud África unos 1.000 rinocerontes lo fueron por su cuerno al que se le suponen propiedades curativas en la medicina tradicional asiática.

Se estima que la población de elefantes,  calculada en 1.3 millones de individuos en 1980,  había descendido  a 420.000 en 2012 y que en una década se habrá extinguido.

De acuerdo con el International Fund for Animal Welfare (IFAW) el mercado negro de productos derivados de la vida silvestre se ha convertido en la cuarta actividad criminal internacional más lucrativa después de las drogas, los objetos falsificados y el tráfico humano alcanzando un monto calculado en 19 mil millones de dólares anuales

end-ivory-funded-terrorism (2)

Hace un año el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon,  presentó al Consejo de Seguridad un Informe sobre la situación en África central donde por primera vez  alude a la “grave amenaza” para la paz y seguridad nacional y regional generada por grupos dotados de armamento sofisticado y por traficantes de vida silvestre causantes de la mayor matanza de la historia de elefantes, rinocerontes, tigres y otras especies en peligro. El informe explica cómo grupos rebeldes armados, aprovechando la inestabilidad política regional, cometen crímenes contra la vida silvestre para luego traficar marfil  y cuerno a fin de adquirir armas, en ocasiones de procedencia libia,  para desplegar su accionar violento y desestabilizador como pudo bien ser el caso del impresionante operativo para secuestrar y mantener en cautiverio casi 300 niñas en el norte de Nigeria por Boko Haram.

Si bien resulta difícil saber cuánto dinero fluye al terrorismo algunos informes sugieren que el beneficio mensual que recibirá Al Shabab del tráfico ilegal de marfil solamente oscilaría entre los 200.000 y los USD $600.000.  En el caso del Lord’s Resistance Army, trascendió de algunos testigos, que su líder Joseph Kony, daba instrucciones para matar elefantes a fin de comerciar sus colmillos por armas, efectivo, comida y medicamentos

Al momento de elaborar el informe la ONU no debió ignorar la mayor matanza de elefantes del siglo acaecida a fines de 2012 cuando unos  450 paquidermos fueron abatidos en el Parque Nacional de Bouba-Ndjida, Camerún,  por acción de la milicia Janjaweed originaria de Sudan. Las organizaciones que inspeccionaron el terreno poco después de la masacre testimoniaron escenas dantescas de sufrimiento animal.

La matanza indiscriminada de elefantes y rinocerontes nada tiene que ver con la caza para subsistencia, ocasional, realizada en pequeña escala y con armas sencillas. Lo que se observa ahora son operaciones con equipamiento altamente sofisticado donde ni siquiera faltan los helicópteros con cazadores dotados de armas automáticas como ocurrió en el Parque de Garamba, en la Republica Democrática del Congo, donde se encerró y acribilló despiadadamente un grupo de 22 elefantes. Adicionalmente estos episodios se acompañan de violencia hacia los guardias forestales que en la última década pagaron con su vida en número de 1.000 servidores en 35 países africanos.

Janjaweed, Al-Shabaab, Lord Resistance Army, Boko Haram, sin embargo, son sólo el eslabón de un engranaje criminal más vasto con ramificaciones a escala transnacional. El producto de la caza ilegal es orquestado por grupos que se mueven impunemente a través de las fronteras nacionales, encaramados en una corrupción galopante que les facilita el traslado de la mercadería hacia algunos mercados emblemáticos como Lagos(Nigeria), Kinshasa (República Democrática del Congo) o Maputo (Mozambique). Pero principalmente el “oro blanco” es transportado en embarques clandestinos que parten en su mayor parte al Asia a través de puertos en Tanzania, Kenia y Mozambique. Cabe notar que la presencia masiva de nacionales chinos en el continente africano coadyuva significativamente en todo el proceso que va desde el encargo, el tránsito y arribo del producto al punto de destino. El surgimiento de una clase media china ávida de lucir símbolos de status, como el marfil, ha contribuido a fogonear la demanda hasta límites inimaginables

El cóctel letal de caza ilegal, corrupción, terrorismo y accionar de organizaciones criminales con sus consecuencias ambientales, económicas, sociales y políticas devastadoras han comenzado a movilizar en todo el mundo a Estados, líderes políticos, organizaciones internacionales y sociedad civil.

Desde 2013  a la fecha, sumándose a Kenia, Zambia y Gabón, entre los países africanos, Filipinas, Estados Unidos, Francia y China procedieron a la destrucción del marfil  almacenado en depósitos producto de antiguos decomisos. Veinte toneladas en total contra las casi 30 que hace pocos meses comenzó a destruir Hong Kong, el mayor mercado mundial de marfil, a razón de tres toneladas por mes. Lo que parece ser sólo un gesto simbólico está también destinado a evitar robos o la tentación de venderlo en el futuro lo que terminaría alimentando el mercado negro.

En la actualidad el cuerno de rinoceronte bordea los USD $60.000,  superando el valor del oro y la cocaína, en tanto que el marfil se vende a USD $2.000 el kilo.

En febrero de 2014 el Reino Unido convocó una Conferencia Internacional que reunió representantes de 45 países (entre los cuales México, Colombia y Brasil por América Latina), varios Jefes de Estado y organizaciones internacionales. En la Declaración Final los participantes acordaron una serie de acciones tendientes a combatir la corrupción, dotarse de herramientas jurídicas, emprender acciones educativas y de sensibilización a fin de lograr reducir drásticamente la demanda y generar proyectos de desarrollo comunitario.

Estados Unidos, por su parte, segundo mayor consumidor mundial de marfil, adoptó una Estrategia Nacional para combatir el tráfico ilegal a partir de una reducción drástica de la demanda y un refuerzo de la cooperación internacional.

Pero sin duda uno de los actores principales en este drama es China que no sólo debe romper con el poder de las mafias locales que manejan un negocio cuantioso sino emplearse en concientizar y educar su población para reducir drásticamente la demanda de un bien suntuario.

Los elefantes han poblado el planeta durante 50 millones de años. Son seres inteligentes, sociales, con conciencia de sí mismos, dotados de una amplia gama de comportamientos que incluyen la compasión, la capacidad de aprender, de amar, expresar pena por sus muertos y de comunicarse por una amplia gama de sonidos. Alguien ha dicho que saben leer en el corazón y en el pensamiento de los hombres.

Ellos merecen que los salvemos.

La realizadora estadounidense Kathryn Bigelow en asociacion con Africa Wildlife Foundation ha realizado un film, “Last Days” (“Los ultimos dias”) orientado a ilustrar el funcionamiento del mecanismo por el que el terrorismo es financiado por el trafico ilegal de marfil .

En la pagina web de  Bigelow se puede encontrar interesante material informativo y acciones que pueden adaptarse a otros contextos que los Estados Unidos.

 

 

Un comentario el “Los ultimos dias

  1. Maria Fernanda Arentsen
    enero 15, 2015

    Gracias Susana, hoy se los hago leer a mis estudiantes para concientizarlos y ademas para mostrarles como se arma un texto de opinion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s